Coches: Peugeot quiere salir por la puerta grande

Desde su retorno en 2015, Peugeot ha escrito un nuevo capítulo en la historia del Dakar. En los 80, los apasionados por la prueba ya tuvieron ocasión de vibrar con los leones, por aquel entonces con el rugido finlandés de Vatanen y Kankunnen. Los del siglo XXI han devorado a la competencia con igual ferocidad: tras solo un año de entrada en acción, Stéphane Peterhansel llevaba al 3008 a la victoria en 2016, para defender luego su título delante de sus dos compañeros de equipo, Sébastien Loeb y Cyril Despres, dignos abanderados de la superioridad del equipo francés. Un año más tarde, Peugeot anunciaba su retirada de la disciplina, pero deja patente que desea salir por la puerta grande con los favoritos de la carrera, que dispondrán de una versión revisada y mejorada de su prototipo, bautizado 3008 Maxi. Peterhansel, vigente campeón e inagotable competidor, se presenta más determinado que nunca a ganar, con posibles rumores de que podría poner fin a su carrera, 30 años después de su primera participación. Aunque el contador de su compañero de equipo Sébastien Loeb resulta menos impresionante, sus tiempos de paso son dignos de cualquier campeón del Dakar en potencia: 9 victorias de especial en dos ediciones y, sobre todo, un segundo lugar a 5 minutos de su capitán el año pasado. Por su parte, Cyril Despres, a otro nivel, ha hecho gala de una gran capacidad de adaptación a su nueva disciplina, subiendo al 3er puesto en 2017 en su tercer intento, tras cinco títulos en motos. Por último, tampoco hay que olvidar el palmarés de Carlos Sainz, que se ha quedado un poco en un segundo plano tras cinco abandonos consecutivos. El madrileño as del volante no ha perdido ni un ápice de su brío y también podría dar la campanada. ¡Menudo Dream Team!

 

Sin embargo, los rivales no se han rendido en ningún momento ante la demostración de fuerza de Peugeot. Resultaría incluso insultante hablar de NasserAl Attiyah como un simple outsider, sobre todo teniendo en cuenta el excelente recital de esta temporada. Desde su abandono en la tercera etapa del Dakar en enero, cuando se encontraba a la cabeza, el piloto catarí ha ganado siete de las ocho carreras en las que ha participado, con una tercera Copa del Mundo de Rally Todoterreno, así como una victoria simbólicamente importante delante de Loebdurante su última competición en el Rally de Marruecos. La confianza de Al Attiyahse debe tanto a su dominio científico de la carrera como a los importantes avances logrados por Toyota Gazoo Racing con el Hilux, vehículo con el que contará igualmente Giniel de Villiers, ganador en 2009. También podría ser notable el progreso logrado por X-Raid, con tres buggies de dos ruedas motrices confiados a Mikko Hirvonen, al recién llegado Bryce Menzies, así como a Yazeed Al Rajhi. Por su parte, Sven Qandt, el jefe del Team alemán, apuesta por su baza más fuerte, el 4×4 Mini, 4 veces ganador del Dakar entre 2012 y…,  para equipar a su fichaje estrella, Joan “Nani” Roma, así como a Orly Terranova. En el clan X-Raid, tanto unos como otros son capaces de apuntar al podio o incluso más alto.

Fuente: Prensa Dakar Rally

 

Deja un comentario